PROYECTO DE BÁCULOS PASTORALES PARA LA COFRADÍA DE LA COLUMNA

36

El báculo es símbolo iconográfico frecuente de los obispos, arzobispos y abades -como pastores de la Iglesia- y símbolo del poder divino, de la fe, de la piedad, de la firmeza y de la corrección de los vicios. En un sentido figurado, el báculo simboliza el alivio, el arrimo o el consuelo, razón por la que el de los peregrinos es atributo de muchos santos famosos por sus viajes y peregrinaciones.

Aun cuando no se puede fijar exactamente la época en la que se toma este símbolo, en el concilio de Toledo (año 397) se menciona un báculo remitido al obispo en el ceremonial de su ordenación.

Cesario de Arles (siglo IV) da la razón espiritual de la forma misma del mismo: es puntiagudo en la parte inferior, recto en la del medio y curvo en la parte superior, para advertir al obispo que debe aguijonear a los perezosos, sostener a los débiles en el camino de la salvación y atraer a él los errantes. Así se transmiten los tres deberes del prelado: la persuasión, la dirección y la corrección.

Según San Isidoro de Sevilla se da el báculo al obispo en su ordenación para indicar que tiene el derecho para corregir y que debe sostener a los débiles.

A nivel procesional el báculo es una insignia desacralizada y que procesiona “erróneamente” en algunas procesiones portada por laicos. Debido a la imposibilidad de encontrar sacerdotes para portar dichas insignias, en la actualidad se acepta su uso, pero poniendo a las cofradías como reto encontrar otros ropajes similares que los suplan, como ocurre con la figura del pertiguero.

En Málaga tenemos ejemplos de cofradías que portan dicho atributo en sus desfiles procesionales: Expiración, Paso y Esperanza, Rescate o Prendimiento son algunas de ellas. En el caso de la Archicofradía Perchelera de la Expiración alcanzando unos niveles de calidad en su ejecución acorde con su rico patrimonio.

En el caso de nuestra Cofradía, encontramos documentos históricos que muestran que en los años 30-40 del siglo XX aparecen nazarenos de la única sección existente portando báculos escoltando el guion corporativo. De líneas sencillas y portado por nazareno con capa constituía un elemento más dentro del discreto ajuar procesional del que disponía la corporación en aquellos años. Actualmente la Cofradía no conserva dichos báculos por lo que únicamente podemos apreciar la existencia de estos en esa fotografía.

 

El objetivo de dicho proyecto es recuperar este elemento procesional e incorporarlo a nuestros desfiles aumentando además el rico patrimonio procesional acumulado en estos últimos años gracias a la labor incansable de nuestra junta de Gobierno.

 

 

Miguel Díaz Muñoz
(Hermano de la Cofradía de la Columna.)